Bienvenido otoño!!

La naturaleza nos muestra sus ciclos.

Finaliza el verano y por tanto los largos días soleados y las vacaciones con todo lo que comportan: disfrutar de mayores momentos de ocio, actividades al aire libre, mayor vida social…

Con el otoño, los días son más cortos, volvemos a las rutinas, a los trabajos, el curso escolar. Las temperaturas bajan y hacemos más vida en el hogar.

Bienvenida la tristeza y la melancolía ?

La tristeza es una emoción detrás de la cual suele haber una sensación de pérdida.

Puedes sentirte triste. Acógete. Dejáte sentir cualquier emoción sin reprimirla, sin juzgarla, sin criticarte por sentirte como te sientes. Sin necesidad de taparla o disimularla. Quizás es el momento de volver la mirada hacia dentro, de recogerte y escucharte.

Parece existir cierta correlación entre el aumento de tristeza y/o melancolía y la llegada del otoño. Puede ser una causa bioquímica (variaciones en la serotonina , dopamina y melatonina), pero también una inadaptacion a nuestros ciclos naturales, máxime en un momento de incertidumbre como el actual.

Si observamos la naturaleza, los árboles sueltan las hojas y es tiempo de preparar la tierra abonándola y preparando las semillas. Nosotros podemos hacer lo mismo: deshacernos de todo aquello que ya no nos hace vibrar para centrarnos en la vida que realmente queremos vivir aquí y ahora.

¿Cómo?

  • Márcate unos objetivos y metas. Persíguelos. Actúa.
  • Cuídate: tus pensamientos, la alimentación, el ejercicio físico y un buen descanso son importantes aliados.
  • Potencia las relaciones sociales que te nutran y estimulen.
  • Respira aire puro de manera consciente.

Y si esa tristeza persiste e incluso se incrementa, busca ayuda en un buen profesional, podríamos estar delante de una depresión encubierta.

 

♥Mercè